El uso de nuevas tecnologías en educación

Tencnologías en la educación

El uso de nuevas tecnologías en educación

Muchos padres viven con miedo a que llegue el momento en el que el niño llegue a casa y diga: “mamá, papá, necesito una tablet para clase este año”. “¿Para qué necesitarán una tablet en clase, si toda la vida nos ha valido con los libros?”, pensarán ellos.

El uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en el aula está presente constantemente en los medios de comunicación y en nuestras conversaciones diarias. Obviamente, es muy importante que los niños se adapten y manejen con soltura tablets, ordenadores y móviles, pues inevitablemente van a formar parte de su vida. También para los profesores pueden ser grandes aliadas, y facilitar la personalización y la “gamificación” de contenidos.

Sin embargo, es frecuente escuchar comentarios criticando a los profesores. Cosas del tipo: “no les llegaba con tres meses de vacaciones en verano, que además ahora solo tienen que encender el ordenador y ponerle programas a los niños”. La verdad es que esto no puede estar más lejos de la realidad. El uso de las TICS en el aula debe estar justificado y bien planteado, y nuestra experiencia dice que la mayoría de las veces se tarda más en preparar una clase utilizando las nuevas tecnologías que las metodologías tradicionales. Encontrar las apps o webs adecuadas (tanto en contenido como en edades a las que van dirigidas) entre todo el universo de internet puede llegar a ser una tarea larga y complicada, y a eso hay que añadirle su encaje dentro del programa de contenidos más amplio, establecido por la ley educativa vigente.

Pero volvamos a lo de antes. Lo importante no es usar las tecnologías todo lo que se pueda (a través de cuotas del tipo “el 10% de las horas de enseñanza se hará a través del uso de las TIC”), sino saber cómo y cuándo usarlas. Si un profesor lleva 30 años dando clase y no sabe cómo usar un ordenador o una tablet, obligarle a hacerlo (sin formación previa) sólo implicará aumentar su estrés y probablemente reducir la calidad de sus clases. Una clase sin TICS puede ser tan revolucionaria e innovadora como con ellas (¿quién no recuerda con cariño a algún profesor que le ha marcado y que introducía innovación a su manera, sin ordenadores?), y una clase con TICS puede ser un auténtico desastre.

En resumen, y como con muchas otras cosas en la vida, lo importante no es usar mucho estas herramientas, sino usarlas bien. Los profesores debemos guiar este proceso de aprendizaje y esforzarnos por aprender nosotros mismos, pero el uso respetuoso de las TIC es un tema que implica también a madres, padres, familiares, amigos… No culpemos a los profes, esforcémonos todos (seamos padres o no) en mejorar nuestros hábitos de uso de los ordenadores y, sobre todo, de los móviles. La adicción a estos aparatos no viene de su uso en el colegio, viene de una falta de límites y de la imitación de modelos adultos, pero estos son temas que dejamos para otro artículo del blog.

Y vosotros, ¿qué pensáis del uso de nuevas tecnologías en clase?

Etiquetas:
, ,
1Comentario
  • Peque
    Publicado a las 17:35h, 09 noviembre Responder

    Comparto totalmente tu opinión. Sin duda hay que tener todo esto muy en consideración.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener información estadística. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.

ACEPTAR